Filosofía del trabajo

Onfray, Michel, Antimanual de filosofía, Madrid, Edaf, 2005, p. 110: “¿Es el que cobra el salario mínimo el esclavo moderno?

Probablemente es así, si definimos al esclavo como el individuo que no se posee, sino que pertenece a un tercero a quien está obligado a alquilar su fuerza de trabajo para sobrevivir. Por supuesto, podemos encontrar algo peor que este asalariado: el parado al final de su subsidio de paro, el sin techo, las prostitutas de todas las edades y sexos o, fuera de Europa, los niños que trabajan o adultos que pasan más de doce horas al día en una actividad pagada por unos cuantos euros, con los que compran pan y legumbres. En todos estos casos, esos individuos se pudren como víctimas del capitalismo que, en su versión liberal, se caracteriza por un uso de la técnica exclusivamente ajustada al dinero, al beneficio y la rentabilidad. Esclavo es cualquiera que sufra este proceso y desempeñe en la sociedad un papel degradante que no puede permitirse el lujo de rechazar”.

Jevons, Williams S., El Estado y los trabajadores, Madrid, Marcial Pons, 2006, p. 96: 

“Pero no existe la misma libertad individual en una fábrica donde colabora un gran número de hombres; allí todos deben amoldarse a los deseos de la mayoría, a la voluntad de los empleadores o a las tradiciones de la industria. De modo que no veo ningún impedimento para que aquí intervenga el Estado si puede demostrarse sin lugar a dudas que las costumbres actuales son perjudiciales para la salud y que no hay otra solución posible. En otras cuestiones la legislación, ni los principios, ni la experiencia, ni los precedentes nos impiden considerar la posibilidad de que el Estado intervenga en circunstancias similares.”. Esta obra fue terminada de escribir en abril de 1882.

Jacquard, Albert, Pequeña filosofía para no filósofos, Buenos Aires, Debolsillo, 2007, pp. 210 y 212:

“Se dice que la ociosidad es la madre de todos los vicios, pero el exceso de trabajo es el padre de todas las sumisiones”.

“El error diabólico cometido por los economistas es el planteamiento de esta pregunta: ¿cuántas pizzas <<vale>> la educación de este niño?; ¿cuántas suelas nuevas la curación de este otro? La respuesta a ellas supone que todas estas producciones, materiales unas, inmateriales otras, pueden tener una medida en común. En mi opinión, admitirlo es caer en la barbarie”.

Weil, Simone, “Experiencia de la vida de fábrica. Carta abierta a Jules Romains”, Escritos históricos y políticos, Madrid, Trotta, 2007, pp. 133 y 134:

“¡Quien pudiera dejar el alma, al entrar, con la tarjeta de fichar, y recogerla intacta a la salida! Pero sucede lo contrario. Se la lleva a la fábrica, donde sufre; por la noche, ese agotamiento que la ha aniquilado, y las horas de ocio son vanas”. La publicación original de este ensayo fue en 1942.

Schopenhahuer, Arthur, Parerga y Parilipómena (Escritos filosóficos sobre diversos temas), Madrid, Valdemar, Letras Clásicas N° 11, 2009, pp. 759 y 760.: “125

Entre la servidumbre, como se da en Rusia, y la propiedad privada, como se da en Inglaterra, y en general entre el siervo y el arrendatario, los deudores de hipotecas, etc., la diferencia estriba más en la forma que en la cosa. Poca diferencia esencial hay en que me pertenezca el campesino, o la tierra de la que él se alimenta; el pájaro o su comida; el fruto o el árbol; como Shakespeare pone en los labios de Shylock: You take my life, When you do take the means, whereby I live (Me quitas la vida, cuando me quitas los medios de los que vivo).

(…)

Así pues, pobreza y esclavitud son sólo dos formas, casi me atrevería a decir que dos nombres para la misma cosa, cuya esencia consiste en que las fuerzas de un ser humano en su mayor parte no se aplican para él mismo, sino para otros; de lo cual resulta para él en parte una sobrecarga de trabajo, y en parte una escasa satisfacción de sus necesidades”. La primera publicación de esta obra fue en 1851.

Castel, Robert, La Inseguridad Social, ¿Qué es estar protegido?, Buenos Aires, Manantial, 2004, p. 23: 

“Dado que el individuo ya no está tomado en las redes tradicionales de dependencia y de protección, lo que se protege es la propiedad. La propiedad es la base de recursos a partir de la cual un individuo puede existir por sí mismo y no depender de un amo o de la caridad del prójimo. Es la propiedad la que garantiza la seguridad frente a las contingencias de la existencia, la enfermedad, el accidente, la miseria de quien no puede seguir trabajando (…). La propiedad en una República moderna cuya configuración esboza Locke es el soporte insoslayable mediante el cual los ciudadanos pueden ser reconocidos como tales en su independencia”.

Nietzsche, Friedrich, Aurora, Barcelona, Alba Editorial, 1999, p. 165: 

“173: Los apologistas del trabajo.-En el elogio del <<trabajo>>, en la incansable palabrería sobre la <<bendición del trabajo>>, veo el mismo subtexto que en el elogio de las acciones desinteresadas impersonales: el del temor a todo lo individual. En el fondo ahora se intuye, al contemplar el trabajo, -se trata siempre de ese trabajo duro que va de la mañana a la noche-, que un trabajo tal es la mejor policía, que mantiene sujeto a cada cual y obstaculiza eficazmente el desarrollo de la razón, el deseo, el afán de independencia. Porque quema una cantidad enorme de energía nerviosa y la sustrae al pensar, reflexionar, soñar, sufrir, amar, odiar; porque propone siempre un objeto mezquino y da satisfacciones livianas y regulares. De este modo una sociedad en la que se trabaja siempre duramente tendrá más seguridad: y ahora se adora la seguridad como la divinidad misma.- ¡Y ahora, oh espanto, se ha vuelto peligroso precisamente el <<trabajador>>! ¡Los <<individuos peligrosos abundan>>! Y detrás de ellos, el peligro de los peligros – ¡el individuo!”.

La traducción castellana se basó en la segunda edición, de 1882.

Foucault, Michel, La verdad y las formas jurídicas, Barcelona, Gedisa, 2005, pp. 141 y 142 :

“La tercera función de estas instituciones de secuestros consiste en la creación de un nuevo y curioso tipo de poder. ¿Cuál es la forma de poder que se ejerce en estas instituciones? Un poder polimorfo, polivalente. En algunos casos hay, por un lado, un poder económico: en la fábrica el poder económico ofrece un salario a cambio de un tiempo de trabajo en un aparato de producción que pertenece al propietario. Además de éste existe un poder económico de otro tipo: el carácter de pago del tratamiento en ciertas instituciones hospitalarias. Pero, por otro lado, en todas estas instituciones hay un poder que no es sólo económico, sino también político. Las personas que dirigen estas instituciones se arrogan el derecho de dar órdenes, establecer reglamentos, tomar medidas, expulsar a algunos individuos y aceptar otros, etcétera. En tercer lugar, este mismo poder, político y económico, es también judicial. En estas instituciones no sólo se dan órdenes, se toman decisiones y se garantizan funciones tales como la producción o el aprendizaje; también se tiene el derecho de castigar y recompensar o de hacer comparecer ante instancias de enjuiciamiento. El micropoder que funciona en el interior de estas instituciones es al mismo tiempo un poder judicial”.

3 respuestas a Filosofía del trabajo

  1. allowed me to best value look at the highlight in this particular frame fundamentally confirm the area in the upper best suited the company neighborhood in which it appears to be become and also brighte. plainly stand yet again a good foot hailing from tend to be device i can tell a great angry regarding engulfs an entire drawing. just underneath the biggest market of that heart box while using upset, To either side, i can see loving.lit up from the inside of by the flickering candle light, The spooky orange gleam of the jack port o’ lantern is one of the most seasoned and in addition top evening way of life. of your house a fairly easy gnarled be happy or a more sophisticated match your wash scenario from the “psycho, jack o’ lanterns didn’t fail to trap the attention and the digital camera lens. But as effective as supplementary halloween pics, jack port o’ lantern images are normally doomed at all,

  2. “VADA (as compared with USADA) in addition employs more stringent practices, a good deal more classy screenings, immediately along with the CIR (Carbon Isotope proportion) examining. USADA main does this as well as Olympic kind laboratory screening they play have got an elevated TE proportion regarding 4:1, articulated Conte. VADA is always private information which experts claim tagged Lamont Peterson as well as illegitimatere Berto for functionality maximizing medicine within their set-up,

  3. But more than that, China, owing to its substantial resources, can also help other developing countries attain their targets.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>